31 dic. 2013

ORACIÓN DE FIN DE AÑO 2013


Señor, el año se acaba, pasó como un relámpago, pero como todo destello tu luz iluminó mis oscuridades, y al ver brillar tu gracia no me queda más que darte profundamente las gracias.

Como siempre, Señor, hiciste maravillas: me conservaste la vida, me inundaste de detalles en los que pude sentirme tan amada, aunque algunos de tus detalles me hicieron llorar.

Señor este año fue duro, difícil y cansado. Este año fue bello, feliz y lleno de amor…¿qué he de reclamarte? ¿de qué he de quejarme? Quizá Tú tendrás muchas quejas de mi: no te he sido fiel, pequé tantas veces… te fallé tantas más…. Lloriquié por todo, sin embargo, solo me encontré con tu misericordia, solo me topé con tu perdón. Este año, Señor, he vivido colgada de tu manto, porque si algo he aprendido en esta vida es que si me suelto de ti, nada soy.

Viene otro año, y te pido y te agradezco, como siempre por mi familia, mis hijos, mis hermanos, a los que cada día apretadamente, vehementemente, intensamente pongo en tu Corazón, y cuando digo  hijos y hermanos hablo de toda esa familia que es mía porque Tú me los diste y  nos unen lazos de sangre, no importa si los tengo cerca o si están lejos. Todos están ahí.  

También los que son hermanos porque son tus hijos, son mis amigos, esta familia extensa como lo es tu amor están también en mi corazón, cada uno me ha dado un motivo para crecer, para ser feliz, para amar…. Todo esto viene de tu gracia y de tu mucha bondad. El cariño ha crecido con la convivencia, con la diaria conversación, con la oración que hacemos unos por otros. Porque nos unimos en la Eucaristía… es decir, en tu presencia.

Ahora, no quiero ser tan egoísta de no encargarte una vez más a todos aquellos que se han encomendado a mis pobres oraciones: los enfermos, los abandonados, los cansados y deprimidos, los perseguidos y apresados, los que viven los horrores de la guerra y el terrorismo, los inocentes niños abortados, abusados, secuestrados, te pido por sus padres, y toda esa estructura de muerte que machaca cada día queriendo imponer el mal como un bien. Por los sufridos y pobres que nada tienen pero pero son los que más dan.

También te pido por la Iglesia, por el Papa, los obispos…… todos, y no solo por la Iglesia sino por todos los que te aman con sincero corazón y los que sin conocerte te buscan con afán y realizan tus obras. Por los gobiernos del mundo, por los que tienen poder para que sepan mejorarlo todo. 


Tú eres, Señor el dueño de la vida, del tiempo y de todos los hombres que llegan y se van de este mundo… En tus manos, en tu corazón descansa el universo, ¿qué temor puedo tener? Todo es tuyo y una vez más te digo con todo mi amor: En tu amor entrego las alegrías y tristezas que este nuevo año traiga consigo…. Pero….. eso sí….. Señor…..no me abandones. No nos abandones. Amén.

Reacciones:

ACTUALIDAD:

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...