1 sept. 2013

Separa sobre el Credo (Para el concurso de Religión)


Tema  1
LA DOCTRINA CRISTIANA

1.  ¿Qué quiere decir ser cristiano?
     Ser cristiano quiere decir tener la fe de Jesucristo, que se profesó en el Bautismo,  y ponerla en práctica.
2.  ¿Cómo nos hacemos cristianos?
    Nos hacemos cristianos por medio del sacramento del Bautismo.
3.  ¿Quién es buen cristiano?
    Buen cristiano es el discípulo de Cristo que cree en su doctrina y la practica.
4.  ¿Qué debe saber y vivir el cristiano?
    El cristiano debe saber y vivir cuatro cosas:
    • Lo que ha de creer: el Credo.
    • Lo que ha de recibir: los Sacramentos.
    • Lo que ha de hacer o cumplir: los Mandamientos.
    • Lo que ha de orar: el Padrenuestro.
5.  ¿Cuál es la señal del cristiano?
    La señal del cristiano es la Santa Cruz.
6.  ¿Qué es signarse?
    Signarse es hacer tres cruces con el dedo pulgar de la mano derecha: la primera en la frente, diciendo: Por la señal de la Santa Cruz; la segunda en la boca, diciendo: de nuestros enemigos; y la tercera en el pecho, diciendo: líbranos, Señor, Dios nuestro.
7.  ¿Qué es santiguarse?
    Santiguarse es hacer una cruz con la mano derecha desde la frente al pecho y desde el hombro izquierdo al derecho, diciendo: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
8.  ¿Cuándo es conveniente hacer la Señal de la Cruz?
    Es conveniente hacer la Señal de la Cruz al acostarse y levantarse, al entrar y salir del templo, antes y después de comer, en las tentaciones y peligros y al comenzar alguna obra importante.
9.  ¿Qué es la doctrina cristiana?
    La doctrina cristiana es la que predicó Nuestro Señor Jesucristo para enseñarnos el camino de la salvación eterna.

PARA MEDITAR
l “Hay tres cosas que manifiestan y distinguen la vida del cristiano: la acción, la manera de hablar y el pensamiento. De ellas, ocupa el primer lugar el pensamiento; viene en segundo lugar la manera de hablar, que descubre y expresa con palabras el interior de nuestro pensamiento; en este orden de cosas, al pensamiento y a la manera de hablar sigue la acción, con la cual se pone por obra lo que antes se ha pensado. Siempre, pues, que nos sintamos impulsados a obrar, a pensar o a hablar debemos procurar que todas nuestras palabras, obras y pensamientos tiendan a conformarse con la norma divina del conocimiento de Cristo, de manera que no pensemos, digamos ni hagamos cosa alguna que se aparte de esta regla suprema” (San Gregorio de Nisa, Sobre el perfecto modelo del cristiano).

Tema  2

LA REVELACIÓN DIVINA

10. ¿Qué es la Revelación Divina?
    La Revelación Divina es la manifestación que Dios ha hecho a los hombres de Sí mismo y de aquellas otras verdades necesarias o convenientes para la salvación eterna.
11. ¿Dónde se encuentra la Revelación Divina?
    La Revelación Divina –también llamada Doctrina cristiana o Depósito de la Fe- se encuentra en la Sagrada Escritura y en la Tradición.
12. ¿Qué relación existe entre Tradición y Sagrada Escritura?
    La Tradición y la Sagrada Escritura están íntimamente unidas y compenetradas entre sí. Ambas hacen presente y fecundo en la Iglesia el Misterio de Cristo, y surgen de la misma fuente divina: constituyen un solo sagrado depósito de la fe, del cual la Iglesia saca su propia certeza sobre todas las cosas reveladas.
13. ¿A quién ha sido confiado el  Depósito de la fe?
    El Depósito de la fe ha sido confiado por los Apóstoles a toda la Iglesia. Por lo tanto, sólo la Iglesia tiene autoridad para custodiar, enseñar e interpretar sin error éste Depósito.
14. ¿A quién corresponde interpretar auténticamente este Depósito?
    La interpretación auténtica del depósito de la fe corresponde sólo al Magisterio vivo de la Iglesia, es decir, al Sucesor de Pedro, el Obispo de Roma, y a los obispos en comunión con él.
15. ¿Qué es la Sagrada Escritura?
    La Sagrada Escritura es la Palabra de Dios puesta por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo. Al conjunto de libros inspirados le llamamos Biblia.
16. ¿Qué es la Tradición?
    La Tradición es la Palabra de Dios no contenida en la Biblia, sino transmitida por Jesucristo a los Apóstoles y por éstos a la Iglesia.
17. ¿En dónde están contenidas las enseñanzas de la Tradición?
    Las enseñanzas de la Tradición están contenidas en los Símbolos o Profesiones de la Fe (por ejemplo: el Credo), en los documentos de los Concilios, en los escritos de los Santos Padres de la Iglesia y en los ritos de la Sagrada Liturgia.
18. ¿Quién es el Autor principal de la Biblia?
    El Autor principal de la Biblia es Dios.
19. ¿Quién es el autor secundario de la Biblia?
    El autor secundario de la Biblia es el escritor sagrado o hagiógrafo. Por ejemplo,  el profeta Isaías, San Mateo, San Pablo, etc.
20. ¿Qué es la Inspiración Bíblica?
    La Inspiración Bíblica es una gracia específica que concede el Espíritu Santo, por la cual el escritor sagrado es movido a poner por escrito las cosas que Dios mismo quiere comunicar a los demás hombres.
21. ¿Cuáles son las propiedades de la Biblia?
    Las propiedades de la Biblia son:
La unidad entre el Antiguo y Nuevo Testamento, y entre todas las partes de todos los libros.
La Inerrancia, por lo que la Biblia no contiene errores.
La veracidad, pues contiene todas las verdades necesarias para la salvación.
La santidad, porque procede de Dios, enseña una doctrina santa y nos conduce a la santidad.
22. ¿Qué es el Canon de las Escrituras?
     El canon de las Escrituras es el elenco completo de todos los escritos que la Tradición Apostólica ha hecho discernir a la Iglesia como inspirados. Tal canon comprende cuarenta y seis escritos del Antiguo Testamento y veintisiete del Nuevo.
23. ¿Qué dicen los Protestantes acerca de la interpretación de la Biblia?
     Los protestantes admiten solamente el “libre examen”, es decir, que cada uno ha de leer e interpretar la Biblia a su manera, sin necesidad de someterse a la autoridad de la Iglesia. Y eso supone un peligro grave para la Fe.
24. ¿La Iglesia recomienda la lectura de la Biblia?
    Sí. Porque es alimento constante para la vida del alma; produce frutos de santidad, es fuente de oración, gran ayuda para la enseñanza de la doctrina cristiana y para la predicación; y sobre todo para conocer y amar a Jesucristo.
25. ¿Cómo podemos conocer y amar a Jesucristo?
    Podemos conocer y amar a Jesucristo leyendo los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, pero especialmente los cuatro Evangelios.
26. ¿Cuál es el tema central de la Biblia?
    El tema central de la Biblia es Jesucristo Nuestro Señor, que está presente en todas sus páginas. En el Antiguo Testamento, como promesa y esperanza; y en el Nuevo Testamento, como realidad visible: Perfecto Dios y Perfecto Hombre.

Para meditar

“La Sagrada Escritura proporciona apoyo y vigor a la vida de la Iglesia. Para sus hijos, es firmeza de la fe, alimento y manantial de vida espiritual. Es el alma de la teología y de la predicación pastoral. Dice el Salmista: «lámpara es tu palabra para mis pasos, luz en mi sendero» (Sal 119, 105). Por esto la Iglesia exhorta a la lectura frecuente de la Sagrada Escritura, pues «desconocer la Escritura es desconocer a Cristo» (San Jerónimo).” (Compendio 24).

Tema  3
CREO EN UN SOLO DIOS

27.  ¿Por qué la profesión de fe comienza con «Creo en Dios»?
La profesión de fe comienza con la afirmación «Creo en Dios» porque es la más importante: la fuente de todas las demás verdades sobre el hombre y sobre el mundo y de toda la vida del que cree en Dios.
28. ¿Quién es Dios?
      Dios es nuestro Padre santo y justo que está en los Cielos, Creador y Señor de todas las cosas, que premia a los buenos y castiga a los malos.
29. ¿Los cristianos somos hijos de Dios?
      Sí; los cristianos somos hijos de Dios.
30. ¿Cuándo nos hacemos hijos de Dios?
      Nos hacemos hijos de Dios cuando recibimos el Santo Bautis­mo, que nos perdona el pecado original y todos los demás pecados, si los hubiere, y deja el alma en estado de gracia.
31. ¿Dónde está Dios?
      Dios está en el Cielo, en la tierra y en todo lugar.
32. ¿Dios lo ve todo?
      Sí; Dios lo ve todo, lo pasado, lo presente y lo futuro, y hasta nuestros más ocultos pensa­mientos.
33. ¿Cómo es Dios?
      Dios es espíritu purísimo, infinitamente perfecto, bueno, sabio, poderoso y eterno, principio y fin de todas las cosas.
34. ¿Podemos nosotros ver a Dios?
      Nosotros no podemos ver a Dios, porque, siendo una substan­cia espiritual, no tiene cuerpo como nosotros.
35. ¿Dios ha existido siempre?
      Dios ha existido, existe y existirá siempre, porque es eter­no.
36. ¿Por qué decimos que Dios es infinitamente perfecto?
      Decimos que Dios es infinitamente perfecto porque tiene todas las perfecciones, sin defecto ni limitación alguna.
37. ¿Por qué decimos que Dios es todopoderoso?
      Decimos que Dios es todopoderoso porque ha creado el mundo de la nada, y al hombre lo ha creado por amor. Pero sobre todo se muestra poderoso en la Encarnación y en la Resurrección de su Hijo, en el don de la adopción filial y en el perdón de los pecados.
38. ¿Qué consecuencias tiene creer en un solo Dios?
            Creer en Dios, el Único, comporta: conocer su grandeza y majestad; vivir en acción de gracias; confiar siempre en Él, incluso en la adversidad; reconocer la unidad y la verdadera dignidad de todos los hombres, creados a imagen de Dios; usar rectamente de las cosas creadas por Él.


Tema  4
LA SANTÍSIMA TRINIDAD

39. ¿Cuál es el misterio central de la fe y de la vida cristiana?
            El misterio central de la fe y de la vida cristiana es el misterio de la Santísima Trinidad. Los cristianos son bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
40. ¿Cuántos dioses hay?
      Hay un solo Dios.
41. ¿Cuántas personas hay en Dios?
      En Dios hay tres Personas, que son el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
42. ¿Quién es la Santísima Trinidad?
      La Santísima Trinidad es el mismo Dios Padre, Hijo y Espíri­tu Santo, tres Personas distintas y un solo Dios verdade­ro.
43. ¿Cada una de las tres Personas de la Santísima Trinidad es Dios?
      Cada una de las tres Personas de la Santísima Trinidad es Dios: el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios.
44. ¿Las tres Personas de la Santísima Trinidad son tres dioses?
      Las tres Personas de la Santísima Trinidad no son tres dioses, sino un solo Dios, porque tienen una sola naturaleza divina.
45. ¿Qué nos revela Jesucristo acerca del misterio del Padre?
Jesucristo nos revela que Dios es «Padre», no sólo en cuanto es Creador del universo y del hombre sino, sobre todo, porque engendra eternamente en su seno al Hijo, que es su Verbo, «resplandor de su gloria e impronta de su sustancia» (Hb 1, 3).
46. ¿Quién es el Espíritu Santo que Jesucristo nos ha revelado?
El Espíritu Santo es la tercera Persona de la Santísima Trinidad. Es Dios, uno e igual al Padre y al Hijo; «procede del Padre» (Jn 15, 26), que es principio sin principio y origen de toda la vida trinitaria. Y procede también del Hijo (Filioque), por el don eterno que el Padre hace al Hijo. El Espíritu Santo, enviado por el Padre y por el Hijo encarnado, guía a la Iglesia hasta el conocimiento de la «verdad plena» (Jn 16, 13).

PARA MEDITAR
l “Toda gracia o don que se nos da en la Trinidad se nos da por el Padre, a través del Hijo, en el Espíritu Santo” (San Atanasio, Epistulae ad Serapionem).
l “Todos los errores de los herejes acerca de Cristo se pueden reducir a tres clases: los concernientes a su divinidad, a su humanidad, o ambas a la vez” (San Agustín, Sobre las herejías, 8).

Tema  5
DIOS CREADOR

47. ¿Por qué es importante afirmar que “en el principio creó Dios el cielo y la tierra”?
Es importante afirmar que en el principio Dios creó el cielo y la tierra porque la creación es el fundamento de todos los designios salvíficos de Dios; manifiesta su amor omnipotente y lleno de sabiduría; es el primer paso hacia la Alianza del Dios único con su pueblo; es el comienzo de la historia de la salvación, que culmina en Cristo; es la primera respuesta a los interrogantes fundamentales sobre nuestro origen y nuestro fin.
48. ¿Por qué decimos que Dios es Creador?
      Decimos que Dios es Creador porque hizo todas las cosas de la nada.
49.       ¿Tenía Dios necesidad de crear?
      Dios no tenía necesidad alguna de crear, sino que todo lo hizo libremente con sabiduría y amor.
50. ¿De quién es obra la creación?
      El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son el principio único e indivisible del mundo, aunque la obra de la Creación se atribuye especialmente a Dios Padre.
51. ¿Para qué creó Dios el mundo?
      El mundo ha sido creado para gloria de Dios, el cual ha querido manifestar y comunicar su bondad, verdad y belleza. El fin último de la Creación es que Dios, en Cristo, pueda ser «todo en todos» (1 Cor 15, 28), para gloria suya y para nuestra felicidad.
52. ¿Por qué decimos que Dios es Señor de todas las cosas?
      Decimos que Dios es Señor de todas las cosas, porque todas le pertenecen como creador, y las gobierna y cuida con sabiduría y bondad.
53. ¿Qué es la Providencia de Dios?
      La Providencia de Dios es el cuidado amoroso con que Dios conserva y gobierna todas las cosas de la creación, especial­mente a los hombres, para conducirlos a la perfección última, es decir, a la salvación eterna.

54. Si Dios es todopoderoso y providente ¿por qué entonces existe el mal?
Al interrogante, tan doloroso como misterioso, sobre la existencia del mal solamente se puede dar respuesta desde el conjunto de la fe cristiana. Dios no es, en modo alguno, ni directa ni indirectamente, la causa del mal. Él ilumina el misterio del mal en su Hijo Jesucristo, que ha muerto y ha resucitado para vencer el gran mal moral, que es el pecado de los hombres y que es la raíz de los restantes males.

55. ¿Por qué Dios permite el mal?
La fe nos da la certeza de que Dios no permitiría el mal si no hiciera salir el bien del mal mismo. Esto Dios lo ha realizado ya admirablemente con ocasión de la muerte y resurrección de Cristo: en efecto, del mayor mal moral, la muerte de su Hijo, Dios ha sacado el mayor de los bienes, la glorificación de Cristo y nuestra redención.
PARA MEDITAR
l “Mira el cielo y la tierra... de la nada lo hizo todo Dios y todo el linaje humano ha venido de igual modo” (2 M 7, 28).

Tema  6
LA CREACIÓN DE LOS ÁNGELES

56. ¿Qué son los Ángeles?
      Los ángeles son criaturas puramente espirituales, incorpóreas, invisibles e inmortales; son seres personales dotados de inteligencia y voluntad.
57. ¿Para qué ha creado Dios a los Ángeles?
      Dios ha creado a los Ángeles para que le glorifiquen, le sirvan y sean sus mensajeros en el cumplimiento de la misión de salvación para todos los hombres.
58. ¿Quién es el Ángel de la Guarda?
      El Ángel de la Guarda o Ángel Custodio es el Ángel que Dios da a cada uno de nosotros para que nos proteja en la tierra y nos ayude a llegar al Cielo.
59. ¿Cómo honramos al Ángel de la Guarda?
      Honramos al Ángel de la Guarda encomendándonos a Él, sobre todo en las tentaciones y peligros, siguiendo sus inspiraciones y respetando su presencia.
60. ¿Quiénes son Satán y los demonios?
      Satán o el diablo y los otros demonios eran inicialmente ángeles creados buenos por Dios, que se transformaron en malvados porque rechazaron a Dios y a su Reino, mediante una libre e irrevocable elección, dando así origen al infierno. Odian a Dios y tientan a los hombres para apartarlos del camino del cielo.
61.       ¿Cómo se vencen las tentaciones del diablo?
      La tentaciones se vencen con la vigilancia, la oración y la mortificación cristiana, y especialmente acudiendo al auxilio de la Virgen Santísima.

PARA MEDITAR
l  “Los Ángeles, además de llevar a Dios nuestras noticias, traen los auxilios de Dios a nuestras almas y las apacientan como buenos pastores, con comunicaciones dulces e inspiraciones divinas. Dios se vale de ellos para comunicarse con nosotros. Los Ángeles nos defienden de los lobos, que son demonios, y nos amparan” (San Juan de la Cruz, Cántico espiritual, 2,3)

Tema  7
LA CREACIÓN DEL HOMBRE

62. ¿Qué es el hombre?
      El hombre es un ser racional y libre, compuesto de alma y cuerpo, creado por Dios a su imagen y semejanza, cumbre de la creación visible.
63.       ¿De quién recibimos el alma?
El alma espiritual no viene de los progenitores, sino que es creada directamente por Dios, y es inmortal. Al separarse del cuerpo en el momento de la muerte, no perece; se unirá de nuevo al cuerpo en el momento de la resurrección final.
64.       ¿Qué es el alma?
      El alma es una substancia espiritual e inmortal, dotada de inteligencia y voluntad.
65.       ¿De quién recibimos el cuerpo?
      El cuerpo lo recibimos de Dios, por medio de nuestros padres.
66. ¿Para qué fin nos ha creado Dios?
            Dios ha creado todo para el hombre, pero el hombre ha sido creado para conocer, servir y amar a Dios, para ofrecer en este mundo toda la Creación a Dios en acción de gracias, y para ser elevado a la vida con Dios en el cielo. Solamente en el misterio del Verbo encarnado encuentra verdadera luz el misterio del hombre, predestinado a reproducir la imagen del Hijo de Dios hecho hombre, que es la perfecta «imagen de Dios invisible» (Col 1, 15).
67. ¿Quiénes fueron nuestros primeros padres?
      Nuestros primeros padres fueron Adán y Eva, y de ellos des­cendemos todos los hombres.
68. ¿En qué estado creó Dios al hombre?
      Al crear al hombre y a la mujer, Dios les había dado una especial participación de la vida divina, en un estado de santidad y justicia; de su amistad con Dios nacía la felicidad de su existencia en el paraíso.
69. Además de la gracia de la santidad original, ¿qué otros dones concedió Dios a nuestros primeros padres?
      Dios les concedió además los llamados dones preter­na­turales: la inmortalidad (no tenían que morir), la impasibilidad (no tenían que sufrir), el de la ciencia infusa,  y la integridad o perfecta armonía interior de la persona humana, la armonía con el Creador, la armonía entre el hombre y la mujer, y con toda la creación.

70. ¿En qué consiste el primer pecado del hombre?
El hombre, tentado por el diablo, dejó apagarse en su corazón la confianza hacia su Creador y, desobedeciéndole, quiso «ser como Dios» (Gn 3, 5), sin Dios, y no según Dios. Así Adán y Eva perdieron inmediatamente, para sí y para todos sus descendientes, la gracia de la santidad y de la justicia originales.
71. ¿Qué es el pecado original?
      El pecado original es aquel con que todos nacemos, heredado de nuestros primeros padres. Es la privación de la santidad y de la justicia originales. Es un pecado «contraído» no «cometido» por nosotros; es una condición de nacimiento y no un acto personal.
72. ¿Qué otras consecuencias provoca el pecado original?
Como consecuencia del pecado original, la naturaleza humana, aun sin estar totalmente corrompida, se halla herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al poder de la muerte, e inclinada al pecado. Esta inclinación al mal se llama concupiscencia.
73. ¿Cómo se transmite el pecado original a todos los hombres?
      El pecado original se transmite, juntamente con la naturaleza humana, por propagación, no por imitación y que se halla como propio en cada uno.
74.       ¿Cómo se borra el pecado original?
      El pecado original se borra por el bautismo; pero las consecuencias para la naturaleza, debilitada e inclinada al mal, persisten en el hombre y lo llaman al combate espiritual.
75.       ¿Tuvo Dios misericordia de los hombres?
      Dios tuvo misericordia de los hombres después del pecado de nuestros primeros padres, y para salvarlos prometió y envió un Redentor, que es Jesucristo.

PARA MEDITAR
l “¿Qué cosa, o quién, fue el motivo de que estable­cieras al hombre en semejanza dignidad? Ciertamente, nada que no fuera el amor inextinguible con el que contemplaste a tu criatura en ti mismo y te dejaste cautivar de amor por ella. Por amor lo creaste, por amor le diste un ser capaz de gustar tu Bien eterno” (Santa Catalina de Siena, Dialogi 4,13).

Tema  8
CREO EN JESUCRISTO

76. ¿Quién es Jesucristo?
      Jesucristo es el Hijo de Dios hecho hombre, que nació de la Virgen María, y para salvar a todos los hombres murió en la cruz y resucitó al tercer día.

77. ¿Por qué el Hijo de Dios se hizo hombre?
El Hijo de Dios se encarnó en el seno de la Virgen María, por obra del Espíritu Santo, por nosotros los hombres y por nuestra salvación: es decir, para reconciliarnos a nosotros pecadores con Dios, darnos a conocer su amor infinito, ser nuestro modelo de santidad y hacernos «partícipes de la naturaleza divina» (2 P 1, 4).

78. ¿Qué significa la palabra «Encarnación»?
La Iglesia llama «Encarnación» al misterio de la unión admirable de la naturaleza divina y la naturaleza humana de Jesús en la única Persona divina del Verbo.

79. ¿De qué modo Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre?
En la unidad de su Persona divina, Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre, de manera indivisible. Él, Hijo de Dios, «engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre», se ha hecho verdaderamente hombre, hermano nuestro, en todo semejante a nosotros menos en el pecado, pero sin dejar con ello de ser Dios, nuestro Señor.
80. ¿Cuántas naturalezas posee Jesucristo?
      Jesucristo posee dos naturalezas, la divina y la humana, no confundidas, sino unidas en la única Persona del Hijo de Dios.
81. Por tanto, ¿cuántas personas hay  en Jesucristo?
      En Jesucristo hay una sola persona, que es divina, y es la segunda persona de la Santísima Trinidad.
82. ¿Dónde nació Jesús? ¿Qué hizo hasta la edad de treinta años?
      Jesús nació en Belén, y fue puesto en un pesebre. Hasta la edad de treinta años, Jesús vivió con María y José en Nazaret una vida de oración, pobreza, trabajo y obediencia, para darnos ejemplo.

83. ¿Qué nos enseña la vida oculta de Jesús en Nazaret?
Durante la vida oculta en Nazaret, Jesús permanece en el silencio de una existencia ordinaria. Nos permite así entrar en comunión con Él en la santidad de la vida cotidiana, hecha de oración, sencillez, trabajo y amor familiar.
84. ¿Qué hizo Jesús durante los últimos años de su vida?
      Durante los últimos años de su vida, Jesús anunció el Reino de Dios con la palabra, su vida y su ejemplo, confirmando su misión con muchos milagros.
85. ¿Cómo nos redimió Jesucristo?
      Jesucristo nos redimió con toda su vida, cumpliendo la voluntad divina hasta el sacrificio de su vida en la cruz.
86. ¿Por quién padeció y murió Jesús?
      Jesús padeció y murió por todos los hombres para satisfacer por nuestros pecados, obtenernos el perdón y devolvernos la Gracia y amistad con Dios.
87. ¿Por qué es tan importante el Misterio pascual de Jesús?
El misterio pascual de Jesús, que comprende su Pasión, Muerte, Resurrección y Glorificación, está en el centro de la fe cristiana, porque el designio salvador de Dios se ha cumplido de una vez por todas con la muerte redentora de su Hijo, Jesucristo.

88. ¿Por qué la muerte de Cristo forma parte del designio de Dios?
La muerte forma parte del designio de Dios porque Dios tomó la amorosa iniciativa de enviar a su Hijo para que se entregara a la muerte por los pecadores, a fin de reconciliar consigo a todos los hombres, destinados a la muerte a causa del pecado.

89. ¿Cuáles son los efectos del sacrificio de Cristo en la Cruz?
Jesús ofreció libremente su vida en sacrificio expiatorio, es decir, ha reparado nuestras culpas con la plena obediencia de su amor hasta la muerte. Este amor hasta el extremo del Hijo de Dios reconcilia a la humanidad entera con el Padre. El sacrificio pascual de Cristo rescata, por tanto, a los hombres de modo único, perfecto y definitivo, y les abre a la comunión con Dios.

90. ¿Qué eran «los infiernos» a los que Jesús descendió»?
Los «infiernos» –distintos del «infierno» de la condenación– constituían el estado de todos aquellos, justos e injustos, que habían muerto antes de Cristo. Con el alma unida a su Persona divina, Jesús tomó en los infiernos a los justos que aguardaban a su Redentor y les abrió las puertas del Cielo.


91. ¿Cómo resucitó Jesucristo?
      Jesucristo resucitó al tercer día de muerto, uniendo de nuevo su alma al cuerpo, y saliendo vivo y glorioso del sepulcro para nunca más morir.

92. ¿Qué lugar ocupa la Resurrección de Cristo en nuestra fe?
La Resurrección de Jesús es la verdad culminante de nuestra fe en Cristo, y representa, con la Cruz, una parte esencial del Misterio pascual.

93. ¿Quiénes son los principales testigos de la Resu­rrección?
      La Resurrección de Jesús es atestiguada por las mujeres, las primeras que encontraron a Jesús resucitado y lo anunciaron a los Apóstoles. Jesús después «se apareció a Cefas (Pedro) y luego a los Doce, más tarde se apareció a más de quinientos hermanos a la vez» (1 Co 15, 5-6), y aún a otros. Los Apóstoles no pudieron inventar la Resurrección, puesto que les parecía imposible: en efecto, Jesús les echó en cara su incredulidad.

94. ¿Cuál es el dogma fundamental de nuestra fe?
      La Resurrección de Jesucristo es el dogma fundamental de nuestra fe en Él, ya que Jesús vence a la muerte por su propio poder. La recordamos y celebramos en la Solemnidad de la Pascua y todos los Domingos.

95. ¿Cuál es el sentido y el alcance salvífico de la Resurrección?
La Resurrección de Cristo es la culminación de la Encarnación. Es una prueba de la divinidad de Cristo, confirma cuanto hizo y enseñó y realiza todas las promesas divinas en nuestro favor. Además, el Resucitado, vencedor del pecado y de la muerte, es el principio de nuestra justificación y de nuestra resurrección: ya desde ahora nos procura la gracia de la adopción filial, que es real participación de su vida de Hijo unigénito; más tarde, al final de los tiempos, Él resucitará nuestro cuerpo.
96. ¿Qué hizo Jesucristo después de su Resurrección?
      Jesucristo, después de su Resurrección, permaneció cuarenta días en la tierra, confirmando a los Apóstoles en su doctrina y en la verdad de su Resurrección.
97. ¿Cuándo subió Jesús a los cielos?
      Jesús subió a los Cielos a los cuarenta días de resucita­do.
98. ¿Qué entendemos al decir que Jesús “está sentado a la derecha de Dios”?
            “Sentarse a la derecha de Dios” significa la participación de Cristo hombre en el poder y autoridad de Dios mismo. Es decir, el Señor reina con su humanidad en la gloria eterna de Hijo de Dios, intercede incesantemente ante el Padre en favor nuestro, nos envía su Espíritu y nos da la esperanza de llegar un día junto a Él, al lugar que nos tiene preparado.
99. ¿Dónde está ahora Jesús?
      Jesús está ahora, resucitado y glorioso, en el Cielo, y está presente de modo sacramental en la Sagrada Eucaristía, que contiene verdadera, real y substancialmente su Cuerpo, su Sangre, su Alma y su Divinidad.
100.      ¿Volverá Jesucristo a aparecer visiblemente en la tierra?
      Jesucristo volverá a aparecer visiblemente en la tierra al fin del mundo, cuando venga a juzgar a los vivos y a los muertos.
101. ¿Sabemos cuándo será el fin del mundo?
      No sabemos cuándo será el fin del mundo, porque Cristo no lo reveló.
102. ¿Es legítimo representar a Jesús en imágenes?
      Es legítimo representar a Jesús en imágenes sagradas, porque el Verbo al hacerse carne asumió una verdadera humanidad, la cual es limitada, y por eso se puede “pintar” la faz humana de Jesús.

PARA MEDITAR
l “Porque tal es la razón por la que el Verbo se hizo hombre, y el Hijo de Dios, Hijo del hombre: para que el hombre al entrar en comunión con el Verbo y al recibir así la filiación divina, se convirtiera en hijo de Dios” (San Ireneo, Adversus haereses, 3, 19,1).
l “Porque el Hijo de Dios se hizo hombre para hacernos Dios” (San Atanasio, De incarnatione, 54,3).




Tema  9
CREO EN EL ESPÍRITU SANTO

103. ¿Quién es el Espíritu Santo?
      El Espíritu Santo es la tercera Persona de la Santísima Trinidad, que procede del Padre y del Hijo.
104. ¿Cuándo envió Jesucristo el Espíritu Santo?
      Jesucristo envió el Espíritu Santo a su Iglesia el día de Pentecostés, diez días después de su Ascensión a los cielos.
105. ¿Para qué envió Jesucristo el Espíritu Santo?
      Jesucristo envió el Espíritu Santo para santificar nuestras almas y asistir a su Santa Iglesia.

106. ¿Qué hace el Espíritu Santo en la Iglesia?
El Espíritu Santo edifica, anima y santifica a la Iglesia; como Espíritu de Amor, devuelve a los bautizados la semejanza divina, perdida a causa del pecado, y los hace vivir en Cristo la vida misma de la Trinidad Santa. Los envía a dar testimonio de la Verdad de Cristo y los organiza en sus respectivas funciones, para que todos den «el fruto del Espíritu» (Ga 5, 22).

107. ¿Cómo nos santifica el Espíritu Santo?
            El Espíritu Santo nos santifica por medio de la gracia, de las virtudes y de sus dones. Por medio de los sacramentos, Cristo comunica su Espíritu a los miembros de su Cuerpo, y la gracia de Dios, que da frutos de vida nueva, según el Espíritu.

108. ¿Qué son los dones del Espíritu Santo y cuáles son?
      Los dones del Espíritu Santo son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir las inspiraciones divinas.
      Los siete dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, con­sejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.
109. ¿Qué son los frutos del Espíritu Santo y cuáles son?
      Los frutos del Espíritu Santo son perfecciones plasmadas en nosotros como primicias de la gloria eterna.
      La tradición de la Iglesia enumera doce: caridad, gozo, paz, pacien­cia. longanimidad, bondad, benignidad, manse­dumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad.

PARA MEDITAR
l “El Espíritu Santo ejerce una acción especial en todos los hombres que son puros en sus intenciones y afectos” (San Basilio, Sobre el Espíritu Santo, 9).
l “Por medio del don de ciencia nos enseña el Espíritu Santo a no hacer nuestra voluntad sino la de Dios” (Santo Tomás, Sobre el Padrenuestro, 141).


Tema  10
CREO EN LA SANTA IGLESIA CATÓLICA

110. ¿Qué designamos con la palabra «Iglesia»?
Con el término «Iglesia» se designa al pueblo que Dios convoca y reúne desde todos los confines de la tierra, para constituir la asamblea de todos aquellos que, por la fe y el Bautismo, han sido hechos hijos de Dios, miembros de Cristo y templo del Espíritu Santo.
111. ¿Qué es la Iglesia católica?
      La Iglesia católica es la unión de todos los que están bautizados; creen y profesan la fe de Jesucristo, y reconocen por su Jefe al Papa.
112. ¿Jesucristo ha fundado más de una Iglesia?
      Jesucristo no ha fundado más que una sola Iglesia.
113. ¿Hasta cuándo la Iglesia durará en la tierra?
      La Iglesia durará en la tierra hasta el fin del mundo, como ha prome­tido Jesucristo.
114. ¿Cómo se puede reconocer a la verdadera Iglesia?
      Se puede reconocer a la verdadera Iglesia por ciertas notas o propiedades.
115. ¿Cuáles son las notas o propiedades que Cristo confirió a su iglesia?
      Las notas o propiedades que Cristo confirió a su Iglesia son cuatro: unidad, santidad, catolicidad y apostolocidad.
116. ¿Por qué la Iglesia es una?
La Iglesia es una porque tiene como origen y modelo la unidad de un solo Dios en la Trinidad de las Personas; como fundador y cabeza a Jesucristo, que restablece la unidad de todos los pueblos en un solo cuerpo; como alma al Espíritu Santo que une a todos los fieles en la comunión en Cristo. La Iglesia tiene una sola fe, una sola vida sacramental, una única sucesión apostólica, una común esperanza y la misma caridad.

117. ¿Dónde subsiste la única Iglesia de Cristo?
La única Iglesia de Cristo, como sociedad constituida y organizada en el mundo, subsiste en la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él. Sólo por medio de ella se puede obtener la plenitud de los medios de salvación, puesto que el Señor ha confiado todos los bienes de la Nueva Alianza únicamente al colegio apostólico, cuya cabeza es Pedro.

118. ¿Por qué la Iglesia es santa?
La Iglesia es santa porque Dios santísimo es su autor; Cristo se ha entregado a sí mismo por ella, para santificarla y hacerla santificante; el Espíritu Santo la vivifica con la caridad. En la Iglesia se encuentra la plenitud de los medios de salvación. La santidad es la vocación de cada uno de sus miembros y el fin de toda su actividad. Cuenta en su seno con la Virgen María e innumerables santos, como modelos e intercesores. La santidad de la Iglesia es la fuente de la santificación de sus hijos, los cuales, aquí en la tierra, se reconocen todos pecadores, siempre necesitados de conversión y de purificación.

119. ¿Por qué la Iglesia es católica?
La Iglesia es católica, es decir universal, en cuanto en ella Cristo está presente. La Iglesia anuncia la totalidad y la integridad de la fe; lleva en sí y administra la plenitud de los medios de salvación; es enviada en misión a todos los pueblos, pertenecientes a cualquier tiempo o cultura.

120. ¿Quién pertenece a la Iglesia católica?
Todos los hombres, de modos diversos, pertenecen o están ordenados a la unidad católica del Pueblo de Dios. Está plenamente incorporado a la Iglesia Católica quien, poseyendo el Espíritu de Cristo, se encuentra unido a la misma por los vínculos de la profesión de fe, de los sacramentos, del gobierno eclesiástico y de la comunión.

121. ¿Por qué la Iglesia es apostólica?
La Iglesia es apostólica por su origen, ya que fue construida «sobre el fundamento de los Apóstoles» (Ef 2, 20); por su enseñanza, que es la misma de los Apóstoles; por su estructura, en cuanto es instruida, santificada y gobernada, hasta la vuelta de Cristo, por los Apóstoles, gracias a sus sucesores, los obispos, en comunión con el sucesor de Pedro.

122. ¿Qué significa la afirmación «fuera de la Iglesia no hay salvación»?
La afirmación «fuera de la Iglesia no hay salvación» significa que toda salvación viene de Cristo-Cabeza por medio de la Iglesia, que es su Cuerpo. Por lo tanto no pueden salvarse quienes, conociendo la Iglesia como fundada por Cristo y necesaria para la salvación, no entran y no perseveran en ella.

123. ¿Qué decir de los que, sin culpa suya, no conocen a Cristo, a su Iglesia?
      Los que sin culpa suya no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia ­y buscan a Dios con sincero corazón e intentan en su vida, con la ayuda de la gracia, hacer la voluntad de Dios, conocida a través de lo que les dice su conciencia, pueden conseguir la salvación eterna.

124. ¿Cuál es el fin de la misión de la Iglesia?
      La misión de la Iglesia tiene como fin la salvación de los hombres, la cual hay que conseguir con la fe en Cristo y con su gracia. Por tanto, el apostolado de la Iglesia y de todos sus miembros se ordena en primer lugar a manifestar al mundo con palabras y obras el mensaje de Cristo y a comunicar su gracia.

125. ¿Qué poderes ha dado Jesús a la Iglesia para cumplir esta misión?
      Para cumplir esta misión, Jesús ha dado a la Iglesia los poderes de enseñar su doctrina a todas las gentes, santificarlas con su Gracia y guiarlas con autoridad.

126. ¿Por qué la Iglesia es el Pueblo de Dios?
La Iglesia es el Pueblo de Dios porque Él quiso santificar y salvar a los hombres no aisladamente, sino constituyéndolos en un solo pueblo, reunido en la unidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

127. ¿Cuáles son las características del Pueblo de Dios?
Este pueblo, del que se llega a ser miembro mediante la fe en Cristo y el Bautismo, tiene por origen a Dios Padre, por cabeza a Jesucristo, por condición la dignidad y la libertad de los hijos de Dios, por ley el mandamiento nuevo del amor, por misión la de ser sal de la tierra y luz del mundo, por destino el Reino de Dios, ya iniciado en la Tierra.

128. ¿De qué modo la Iglesia es cuerpo de Cristo?
La Iglesia es cuerpo de Cristo porque, por medio del Espíritu, Cristo muerto y resucitado une consigo íntimamente a sus fieles. De este modo los creyentes en Cristo, en cuanto íntimamente unidos a Él, sobre todo en la Eucaristía, se unen entre sí en la caridad, formando un solo cuerpo, la Iglesia. Dicha unidad se realiza en la diversidad de miembros y funciones.

129. ¿Por qué llamamos a la Iglesia esposa de Cristo?
Llamamos a la Iglesia esposa de Cristo porque el mismo Señor se definió a sí mismo como «el esposo» (Mc 2, 19), que ama a la Iglesia uniéndola a sí con una Alianza eterna. Cristo se ha entregado por ella para purificarla con su sangre, «santificarla» (Ef 5, 26) y hacerla Madre fecunda de todos los hijos de Dios.

130. ¿Por qué la Iglesia es llamada templo del Espíritu Santo?
La Iglesia es llamada templo del Espíritu Santo porque el Espíritu vive en el cuerpo que es la Iglesia: en su Cabeza y en sus miembros; Él además edifica la Iglesia en la caridad con la Palabra de Dios, los sacramentos, las virtudes y los carismas.

Tema  11
LOS FIELES DE CRISTO

131. ¿Quiénes son los fieles cristianos?
Los fieles son aquellos que, incorporados a Cristo mediante el Bautismo, han sido constituidos miembros del Pueblo de Dios; han sido hecho partícipes, cada uno según su propia condición, de la función sacerdotal, profética y real de Cristo, y son llamados a llevar a cabo la misión confiada por Dios a la Iglesia. Entre ellos hay una verdadera igualdad en su dignidad de hijos de Dios.

132. ¿Todos los fieles deben buscar la santidad?
      Todos los fieles deben esforzarse según su propia condición, por llevar ­una vida santa, así como incrementar la Iglesia y promover su con­tinua santificación.

133. ¿Cómo está formado el Pueblo de Dios?
En la Iglesia, por institución divina, hay ministros sagrados, que han recibido el sacramento del Orden y forman la jerarquía de la Iglesia. A los demás fieles se les llama laicos. De unos y otros provienen fieles que se consagran de modo especial a Dios por la profesión de los consejos evangélicos: castidad en el celibato, pobreza y obediencia.

134. ¿Por qué Cristo instituyó la jerarquía eclesiástica?
Cristo instituyó la jerarquía eclesiástica con la misión de apacentar al Pueblo de Dios en su nombre, y para ello le dio autoridad. La jerarquía está formada por los ministros sagrados: obispos, presbíteros y diáconos. Gracias al sacramento del Orden, los obispos y presbíteros actúan, en el ejercicio de su ministerio, en nombre y en la persona de Cristo cabeza; los diáconos sirven al Pueblo de Dios en la diaconía (servicio) de la palabra, de la liturgia y de la caridad.

135. ¿Quién es el Papa y cuál es su misión?
El Papa, Obispo de Roma y sucesor de san Pedro, es el perpetuo y visible principio y fundamento de la unidad de la Iglesia. Es el Vicario de Cristo, cabeza del colegio de los obispos y pastor de toda la Iglesia, sobre la que tiene, por institución divina, la potestad plena, suprema, inmediata y universal.
136. ¿Puede equivocarse el Papa?
      El Papa no puede equivocarse cuando define doctrinas de fe y de moral como Maestro supremo de toda la Iglesia.
137. ¿Quiénes son los Obispos?
      Los Obispos son los sucesores de los Apóstoles que han recibido la plenitud del sacerdocio y tienen la misión de regir sus diócesis, unidos al Papa. Cada obispo ejerce su ministerio como miembro del colegio episcopal, en comunión con el Papa, haciéndose partícipe con él de la solicitud por la Iglesia universal.
138. ¿Qué es la Diócesis?
      La Diócesis es una porción del pueblo de Dios que constituye una Iglesia particular, congregada por el Espíritu Santo, bajo la dirección del Obispo y con la colaboración de su Clero para la Eucaristía y el Evangelio.
139. ¿Quiénes son los sacerdotes?
      Los sacerdotes o presbíteros son aquellos fieles que, por la ordenación sacerdotal, participan del sacerdocio de Cristo de modo que son constituidos cooperadores diligentes de los Obispos para predicar el Evangelio, administrar los sacramentos y llevar a Dios a los fieles que se les enco­miendan.
140. ¿Quiénes son los laicos?
      Son aquellos fieles que, por vocación divina, están destinados a bus­car el Reino de Dios tratando, iluminando y ordenando las cosas temporales según el querer de Dios.

141. ¿Cómo participan los fieles laicos en la misión sacerdotal de Cristo?
Los laicos participan en la misión sacerdotal de Cristo cuando ofrecen como sacrificio espiritual «agradable a Dios por mediación de Jesucristo» (1 P 2, 5), sobre todo en la Eucaristía, la propia vida con todas las obras, oraciones e iniciativas apostólicas, la vida familiar y el trabajo diario, las molestias de la vida sobrellevadas con paciencia, así como los descansos físicos y consuelos espirituales.

142. ¿Cómo participan los fieles laicos en la misión profética de Cristo?
Los laicos participan en la misión profética de Cristo cuando acogen cada vez mejor en la fe la Palabra de Cristo, y la anuncian al mundo con el testimonio de la vida y de la palabra, mediante la evangelización y la catequesis.

143. ¿Cómo participan los fieles laicos en la misión regia de Cristo?
Los laicos participan en la misión regia de Cristo porque reciben de Él el poder de vencer el pecado en sí mismos y en el mundo, por medio de la abnegación y la santidad de la propia vida.
144. ¿Qué obligación y derecho tienen los laicos respecto al apostolado?
      Puesto que en virtud del bautismo y de la confirmación, los laicos, como todos los demás fieles, están destinados por Dios al apostolado, tienen la obligación general y gozan del derecho, tanto personal como asociadamente, de trabajar para que el mensaje divino de salvación sea conocido y recibido por todos los hombres en el mundo entero.
145. ¿Quiénes se consagran a Dios por la profesión de los consejos evangélicos?
      Los fieles de los institutos religiosos y seculares, y de las sociedades de vida apostólica, se consagran a Dios por la profesión de los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, y sirven así a la misión de la Iglesia.
146. ¿Qué es un instituto religioso?
      Un instituto religioso es una sociedad en la que los miembros, según el derecho propio, emiten votos públicos perpetuos o temporales que ­han de renovarse al vencer el plazo, y viven vida fraterna en común.
147. ¿Qué es un instituto secular?
      Un instituto secular es un instituto de vida consagrada en el cual los fieles, viviendo en el mundo, aspiran a la perfección de la caridad, y se dedican a procurar la santificación del mundo sobre todo desde dentro de él.
148. ¿En qué consisten la sociedades de vida apostólica?
      Las sociedades de vida apostólica se asemejan a los institutos de vida consagrada; sus miembros, sin votos religiosos, buscan el fin apostólico propio de la sociedad, y llevan vida fraterna en común según el propio modo de vida, aspiran a la perfección de la caridad por la observancia de las constituciones.

149. ¿Qué significa la expresión «comunión de los santos»?
La expresión «comunión de los santos» indica, ante todo, la común participación de todos los miembros de la Iglesia en las cosas santas: la fe, los sacramentos, en particular en la Eucaristía, los carismas y otros dones espirituales. En la raíz de la comunión está la caridad que impulsa a los fieles a «poner todo en común» (Hch 4, 32), incluso los propios bienes materiales, para el servicio de los más pobres.

150. ¿Qué otra significación tiene la expresión «comunión de los santos»?
La expresión «comunión de los santos» designa también la comunión entre las personas santas, es decir, entre quienes por la gracia están unidos a Cristo muerto y resucitado. Unos viven aún peregrinos en este mundo; otros, ya difuntos, se purifican, ayudados también por nuestras plegarias; otros, finalmente, gozan ya de la gloria de Dios e interceden por nosotros. Todos juntos forman en Cristo una sola familia, la Iglesia, para alabanza y gloria de la Trinidad.

PARA MEDITAR
l “Todos los fieles, desde el Papa al último bautizado, participan de la misma vocación, de la misma fe, del mismo Espíritu, de la misma gracia... Todos participan activa y corresponsablemente –dentro de la necesaria pluralidad de misterios– en la única misión de Cristo y de la Iglesia” (Alvaro del Portillo, Fieles y laicos en la Iglesia, p. 38).

Tema  12
MARÍA, MADRE DE DIOS Y
DE LA IGLESIA

151. ¿Quién es la Virgen María?
        La Virgen María es la Señora llena de gracia y virtudes, concebida sin pecado, que es Madre de Dios y Madre nuestra, y que está en el Cielo en cuerpo y alma.
152. ¿Cuáles son los principales privilegios de la Virgen Ma­ría?
        Los principales privilegios de la Virgen María son: su Concepción Inmaculada, su Virginidad perpetua, su Maternidad divina y su Asun­ción en cuerpo y alma al cielo.
153. ¿Por qué decimos que la Virgen María es la Madre de Dios?
        Decimos que la Virgen María es Madre de Dios porque de Ella nació Jesucristo, que es verdadero hombre y verdadero Dios. En efecto, aquél que fue concebido por obra del Espíritu Santo y fue verdaderamente Hijo suyo, es el Hijo eterno de Dios Padre. Es Dios mismo.
154. ¿Qué significa que la Virgen fue Inmaculada?
        Significa que la Virgen María, porque Dios la había elegido desde toda la eternidad para que fuese la Madre de su Hijo, fue preservada inmune de toda mancha de pecado original desde el primer instante de su concepción, por sin­gular gracia y privilegio de Dios, en atención a los méritos de Jesucris­to, salvador del género humano.
155. ¿Qué significa la plenitud de gracia de María?
        Significa que el alma de la Virgen María fue embellecida desde el primer instante con un inmenso tesoro de gracia, que no cesó nunca de acrecentarse con nuevos dones de Dios.
156.  ¿Qué significa la virginidad perpetua de María?
        La Virginidad perpetua de María significa que fue Virgen al Concebir a su Hijo, Virgen durante el embarazo, Virgen en el parto, Virgen después del parto, Virgen siempre.
157. Cuando en el Evangelio se habla de los “hermanos de Jesús”, ¿a qué se refiere?
        Cuando en el Evangelio se habla de los “hermanos de Jesús” se refiere, según el uso bíblico de la palabra hermano, a sus parientes cercanos, sobre todo primos.
158. ¿Por qué María fue asunta al Cielo en cuerpo y alma?
        María fue llevada al Cielo en cuerpo y alma porque no podría pasar por la corrupción del cuerpo la que no tuvo pecado.
159. ¿San José es padre de Jesucristo?
        San José no es padre verdadero de Jesucristo, pero en él delegó el Padre celestial todos los oficios de padre sobre su divino Hijo hecho hombre.

160. ¿En qué sentido la Bienaventurada Virgen María es Madre de la Iglesia?
La Virgen María es Madre de la Iglesia en el orden de la gracia, porque ha dado a luz a Jesús, el Hijo de Dios, Cabeza del Cuerpo que es la Iglesia. Jesús, agonizante en la cruz, la dio como madre al discípulo con estas palabras: «Ahí tienes a tu madre» (Jn 19, 27).

161. ¿Cómo ayuda la Virgen María a la Iglesia?
Después de la Ascensión de su Hijo, la Virgen María ayudó con su oración a los comienzos de la Iglesia. Tras su Asunción al cielo, ella continúa intercediendo por sus hijos, siendo para todos un modelo de fe y de caridad y ejerciendo sobre ellos un influjo salvífico, que mana de la sobreabundancia de los méritos de Cristo. Los fieles ven en María una imagen y un anticipo de la resurrección que les espera.

162. ¿Qué tipo de culto tributa la Iglesia a la Virgen María?
A la Virgen María se le rinde un culto singular, que se diferencia esencialmente del culto de adoración, que se rinde sólo a la Santísima Trinidad. Este culto de especial veneración encuentra su particular expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios y en la oración mariana, como el santo Rosario, compendio de todo el Evangelio.

163. ¿EI culto que se tributa a la Virgen es mayor que el que se da a los santos?
        Sí, por eso este culto se denomina de hiperdulía o mayor veneración.

Tema  13

CREO EN EL PERDÓN DE LOS PECADOS

164. ¿Por qué el perdón de los pecados se relaciona con la profesión de fe en el Espíritu Santo?
        Porque Cristo resucitado confió a los Apóstoles el poder de perdonar los pecados cuando les dio el Espíritu Santo.
165. ¿Tiene la Iglesia poder para perdonar los pecados?
        La Iglesia tiene poder, recibido de Jesucristo, para perdonar los pecados de los hombres, por muchos y graves que sean.
166. ¿Cómo se perdonan los pecados?
            Los pecados se perdonan, ordinariamente, por los sacramentos del Bautismo y de la Penitencia. El primero y principal sacramento para el perdón de los pecados es el Bautismo. Para los pecados cometidos después del Bautismo, Cristo instituyó el sacramento de la Reconciliación o Penitencia, por medio del cual el bautizado se reconcilia con Dios y con la Iglesia.

167. ¿Cuál es la forma habitual de perdonar los pecados que tiene la Iglesia?
        Por voluntad de Cristo, la Iglesia posee el poder de perdonar los peca­dos de los bautizados y ella lo ejerce de forma habitual en el sacramento de la penitencia por medio de los Obispos y de los presbíteros.
168. ¿Con qué palabras Jesucristo concedió la potestad de perdonar los pecados?
        Jesucristo concedió dicha potestad de perdonar con las siguientes palabras: “Recibid el Espíritu Santo; a quien perdonareis los pecados les serán perdonados; a quienes se los retuvierais, les serán retenidos” (Jn 20, 22-23)

PARA MEDITAR
l “Oh Dios, que manifiestas especialmente tu poder con el perdón y la misericordia, derrama incesan­temente sobre nosotros tu gracia, para que, deseando lo que nos prometes, consigamos los bienes del cielo” (Oración Colecta del Vigesimosexto Domingo del tiempo ordinario).

Tema  14
CREO EN LA RESURRECCIÓN DE LA CARNE

169. ¿Qué es la muerte?
        La muerte es la separación del alma y el cuerpo.

170. ¿Qué significa la expresión «resurrección de la carne»?
La expresión «resurrección de la carne» significa que el estado definitivo del hombre no será solamente el alma espiritual separada del cuerpo, sino que también nuestros cuerpos mortales un día volverán a tener vida.

171. ¿Cuál es el sentido de la muerte cristiana?
        El sentido de la muerte cristiana es incorporarnos a la muerte de Cristo para pagar por nuestros pecados y pasar de este mundo al en­cuentro con Dios, en una glorificación semejante a la suya.

172. ¿Qué significa morir en Cristo Jesús?
Morir en Cristo Jesús significa morir en gracia de Dios, sin pecado mortal. Así el creyente en Cristo, siguiendo su ejemplo, puede transformar la propia muerte en un acto de obediencia y de amor al Padre.
173. ¿Quiénes resucitarán?
        Resucitarán todos los hombres que han muerto: “los que hayan he­cho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación” (Jn 5, 29).
174. ¿Por qué ha dispuesto Dios la resurrección de los cuerpos?
        Dios ha dispuesto la resurrección de los cuerpos para que, habiendo el alma obrado el bien o el mal junto con el cuerpo, sean también junto con su alma premiados o castigados.
175. ¿Para qué se celebrará el juicio universal?
        El juicio universal se celebrará para que se reconozca por todos los hombres la sabiduría y la justicia de Dios; para que Cristo sea glorificado ante todo el mundo. Los buenos recibirán en cuerpo y alma el honor y premio merecidos, y los malos lo suyo.
176. ¿Qué ocurrirá con el mundo visible después del juicio universal?
            Después del juicio universal el mundo visible será transformado y renovado para ser la mansión de Dios entre los hombres, donde reinará eternamente la justicia, la paz, la felicidad y el amor. El universo entero participará de la gloria de Cristo, inaugurando «los nuevos cielos y la tierra nueva» (2 P 3, 13). Así se alcanzará la plenitud del Reino de Dios, es decir, la realización definitiva del designio salvífico de Dios de «hacer que todo tenga a Cristo por Cabeza, lo que está en los cielos y lo que está en la tierra» (Ef 1, 10).


Tema  15
CREO EN LA VIDA ETERNA

177. ¿Qué es la vida eterna?
La vida eterna es la que comienza inmediatamente después de la muerte. Esta vida no tendrá fin; será precedida para cada uno por un juicio particular por parte de Cristo, juez de vivos y muertos, y será ratificada en el juicio final.
178. ¿Qué se entiende Cielo?
        Por Cielo se entiende el estado de felicidad suprema y definitiva donde los buenos viven con Dios eternamente felices. Es el fin último y la realización de las aspiraciones más profundas del hombre, el estado supremo y definitivo de dicha.
179. ¿Quiénes van al Cielo?
        Van al Cielo los que mueren en Gracia de Dios y no tienen necesidad de posterior purificación, son reunidos en torno a Jesús, a María, a los ángeles y a los santos, formando así la Iglesia del cielo, donde ven a Dios «cara a cara» (1 Co 13, 12), viven en comunión de amor con la Santísima Trinidad e interceden por nosotros.
180 ¿Qué es el purgatorio?
El purgatorio es el estado de los que mueren en amistad con Dios pero, aunque están seguros de su salvación eterna, necesitan aún de purificación para entrar en la eterna bienaventuranza.
181. ¿Cómo podemos ayudar en la purificación de las almas del purgatorio?
En virtud de la comunión de los santos, los fieles que peregrinan aún en la tierra pueden ayudar a las almas del purgatorio ofreciendo por ellas oraciones de sufragio, en particular el sacrificio de la Eucaristía, pero también limosnas, indulgencias y obras de penitencia.
182. ¿En qué consiste el infierno?
Consiste en la condenación eterna de todos aquellos que mueren, por libre elección, en pecado mortal. La pena principal del infierno consiste en la separación eterna de Dios, en quien únicamente encuentra el hombre la vida y la felicidad para las que ha sido creado y a las que aspira. Cristo expresa esta realidad con las palabras «Alejaos de mí, malditos al fuego eterno» (Mt 25, 41).
183. ¿Quiénes van al infierno?
        Van al infierno los que mueren en pecado mortal, porque rechazaron la Gracia de Dios.
184. ¿Cuántos juicios hay?
        Hay dos juicios: el particular y el final.
185. ¿Qué es el juicio particular?
            El juicio particular es el que Dios hace al hombre en el mismo instante de su muerte para darle premio o castigo, según sus obras. Es decir, es el juicio de retribución inmediata, que, en el momento de la muerte, cada uno recibe de Dios en su alma inmortal, en relación con su fe y sus obras. Esta retribución consiste en el acceso a la felicidad del cielo, inmediatamente o después de una adecuada purificación, o bien de la condenación eterna al infierno.
186. ¿En qué consistirá el juicio final?

El juicio final (universal) consistirá en la sentencia de vida bienaventurada o de condena eterna que el Señor Jesús, retornando como juez de vivos y muertos, emitirá respecto «de los justos y de los pecadores» (Hch 24, 15), reunidos todos juntos delante de sí. Tras del juicio final, el cuerpo resucitado participará de la retribución que el alma ha recibido en el juicio particular. 

Reacciones:

ACTUALIDAD:

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...